S*Ingenio

S*Ingenio OFF => En el foro => Mensaje iniciado por: Oloman en 29 de Agosto de 2011, 18:35



Título: Cuento colaborativo
Publicado por: Oloman en 29 de Agosto de 2011, 18:35
Supongo que algunos ya habréis jugado alguna vez a eso de crear una historia entre varias personas, aportando cada uno sólo una mínima fracción de ella. Pues eso es lo que propongo que probemos ahora como juego en el foro.

Las reglas son sencillas:

- Cada uno aporta una o dos palabras y no podrá aportar más hasta que al menos otra persona distinta haya añadido alguna a continuación de las suyas.
- Se intentará que las palabras aportadas tengan coherencia con el contexto y que faciliten la continuación de la historia.
- Los signos de puntuación no contarán como palabras.

Por organizarlos un poco creo que lo mejor es que cada nueva aportación reproduzca (copiar y pegar) lo escrito hasta el momento de manera acumulada y que a continuación se añada lo nuevo. Esa nueva aportación podría ir, si queréis, destacada con color, negrita o cursiva.



¿Jugamos?


Una...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Lennox en 29 de Agosto de 2011, 20:28
pues a ver cómo nos sale  :P

Una brillante...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: kirk en 29 de Agosto de 2011, 20:43
Venga, me apunto!

Una brillante luz ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: kenowi en 29 de Agosto de 2011, 21:01
Una brillante luz apareció en ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: troPEZon en 29 de Agosto de 2011, 21:22
Una brillante luz apareció en lo alto ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 29 de Agosto de 2011, 23:32
Una brillante luz apareció en lo alto de la...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: May en 30 de Agosto de 2011, 00:39
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: troPEZon en 30 de Agosto de 2011, 09:18
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: kenowi en 30 de Agosto de 2011, 09:55
Mortimer?  :o  :D

Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente.....


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 30 de Agosto de 2011, 10:58
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente, tropezando con...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Oloman en 30 de Agosto de 2011, 11:53
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Carito en 30 de Agosto de 2011, 12:13
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: May en 30 de Agosto de 2011, 12:27
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Lennox en 30 de Agosto de 2011, 14:08
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 30 de Agosto de 2011, 14:33
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer, arrastrando consigo ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: kenowi en 30 de Agosto de 2011, 16:44
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer, arrastrando consigo a Baltimor...

 ;D


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: natachallm en 30 de Agosto de 2011, 17:51
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer, arrastrando consigo a Baltimor.
-¿Qué pasó?...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: May en 30 de Agosto de 2011, 18:01
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer, arrastrando consigo a Baltimor.
-¿Qué pasó?
-no estoy ****...




Quedamos en una o dos palabras. Iban tres, al igual que en otro post anterior que se me pasó ;)
Oloman


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Oloman en 30 de Agosto de 2011, 19:25
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.
-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 30 de Agosto de 2011, 20:10
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.
-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: kirk en 30 de Agosto de 2011, 20:41
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.
-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: troPEZon en 30 de Agosto de 2011, 21:27
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.
-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado!...



Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 30 de Agosto de 2011, 21:48
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.
-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Lennox en 30 de Agosto de 2011, 23:21
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.
-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.
Súbitamente ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: kenowi en 31 de Agosto de 2011, 00:02
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Carito en 31 de Agosto de 2011, 00:51
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: May en 31 de Agosto de 2011, 01:16
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente ...



PD:  :-[ Sorry Oloman, que si me dejas me lanzo un testamento  ;)


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: natachallm en 31 de Agosto de 2011, 02:04
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: kenowi en 31 de Agosto de 2011, 10:38
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos...




Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 31 de Agosto de 2011, 10:49
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: kirk en 31 de Agosto de 2011, 11:02
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Carito en 31 de Agosto de 2011, 12:44
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: troPEZon en 31 de Agosto de 2011, 15:27
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 31 de Agosto de 2011, 15:39
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Oloman en 31 de Agosto de 2011, 15:45
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: troPEZon en 31 de Agosto de 2011, 15:49
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 31 de Agosto de 2011, 15:52
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Carito en 31 de Agosto de 2011, 16:26
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: natachallm en 31 de Agosto de 2011, 18:31
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Oloman en 31 de Agosto de 2011, 19:23
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Lennox en 31 de Agosto de 2011, 20:03
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Fortysix en 31 de Agosto de 2011, 21:09
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: natachallm en 31 de Agosto de 2011, 22:02
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Fortysix en 31 de Agosto de 2011, 22:06
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiendose de...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: kirk en 31 de Agosto de 2011, 22:27
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Carito en 31 de Agosto de 2011, 22:30
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana  que lo ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: natachallm en 31 de Agosto de 2011, 22:42
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía de ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: troPEZon en 31 de Agosto de 2011, 22:46
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: May en 01 de Septiembre de 2011, 00:33
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: kenowi en 01 de Septiembre de 2011, 00:38
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: natachallm en 01 de Septiembre de 2011, 01:15
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 01 de Septiembre de 2011, 02:11
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Lennox en 01 de Septiembre de 2011, 02:46
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: May en 01 de Septiembre de 2011, 03:46
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: natachallm en 01 de Septiembre de 2011, 03:58
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer pero


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 01 de Septiembre de 2011, 04:23
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer pero algo le...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: kirk en 01 de Septiembre de 2011, 07:55

Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Oloman en 01 de Septiembre de 2011, 11:21
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión...


Estas estaban chupadas :)


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: kirk en 01 de Septiembre de 2011, 11:51

Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad ...




Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: May en 01 de Septiembre de 2011, 12:57
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 01 de Septiembre de 2011, 13:50
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura...

Más evidente aún.  ;D


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Lennox en 01 de Septiembre de 2011, 13:57
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Carito en 01 de Septiembre de 2011, 15:17
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen ...



Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: troPEZon en 01 de Septiembre de 2011, 16:07
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II ...


Es que sinó no salimos de la cueva. y sus moradores... (perfectamente descrita, por cierto) ;)


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 01 de Septiembre de 2011, 16:15
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Oloman en 01 de Septiembre de 2011, 18:39
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Carito en 01 de Septiembre de 2011, 18:45
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se  tomaba un...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: kirk en 01 de Septiembre de 2011, 19:10

Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: natachallm en 01 de Septiembre de 2011, 21:14
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Fortysix en 01 de Septiembre de 2011, 21:35

Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola...
 













Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: kenowi en 01 de Septiembre de 2011, 21:40
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos...

Estoooo.... a ver quien tiene "webs" para enlazar ésto con el capítulo anterior.... ;D


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: kirk en 01 de Septiembre de 2011, 21:51
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron ...



Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Carito en 01 de Septiembre de 2011, 22:16
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Fortysix en 01 de Septiembre de 2011, 23:05
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: troPEZon en 01 de Septiembre de 2011, 23:07
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: kirk en 01 de Septiembre de 2011, 23:13
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: natachallm en 01 de Septiembre de 2011, 23:43
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Lennox en 01 de Septiembre de 2011, 23:48
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por  aquella cueva.  ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: May en 02 de Septiembre de 2011, 01:18
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.  

 - ¿Doctor Liendre? ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: natachallm en 02 de Septiembre de 2011, 01:20
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.  

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda! ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 02 de Septiembre de 2011, 14:48
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.  

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?

 ;D
Kenowi, ya estamos en la cueva.   ;)


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Carito en 02 de Septiembre de 2011, 15:06
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva. 

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: troPEZon en 02 de Septiembre de 2011, 17:33
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva. 

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Lennox en 02 de Septiembre de 2011, 18:55
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.  

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Oloman en 02 de Septiembre de 2011, 19:34
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.  

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes...


No sé qué tendréis en la cabeza para después, pero servidor está muy intrigado con este principio :D


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: kirk en 02 de Septiembre de 2011, 21:40
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.  

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que...




Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: troPEZon en 02 de Septiembre de 2011, 22:06
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.  

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Carito en 02 de Septiembre de 2011, 22:34
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva. 

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía  descubriera...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Fortysix en 02 de Septiembre de 2011, 23:20


Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva. 

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo...
 















Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: natachallm en 03 de Septiembre de 2011, 00:02
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva. 

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida ...
 


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 03 de Septiembre de 2011, 01:24
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor...

No sabía a quien cargarme, así que cara o cruz, B o M. Salió cara.


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: May en 03 de Septiembre de 2011, 03:42
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!...


Para los que somos del otro lado del charco, el carrete que es? el cuento? el chisme? el rollo de la película?  :-[ :-[

Triana! :'(


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: natachallm en 03 de Septiembre de 2011, 04:11
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: troPEZon en 03 de Septiembre de 2011, 07:24
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió  el sonido...


Carrete = rollo de fotografía. Es que Oloman, que ya tiene una edad, sigue usándolos


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 03 de Septiembre de 2011, 08:43
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Oloman en 03 de Septiembre de 2011, 13:42
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 03 de Septiembre de 2011, 16:04
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las...

Es lo que pega. Iba a decir "estaba parado...", pero hubieramos tenido que buscar otro reloj.   8)


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: natachallm en 03 de Septiembre de 2011, 16:08
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: kenowi en 03 de Septiembre de 2011, 20:04
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana...

No sabía si poner de la mañana o de la tarde, así que tire una moneda con AM y PM. Salió cruz (http://www.thestylemachine.com/smileys/disimulo.gif)


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: kirk en 03 de Septiembre de 2011, 20:18

Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda ...



Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Lennox en 03 de Septiembre de 2011, 20:49
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió: ...

Por cierto, esta excelente e intrigante historia aún carece de título  :P


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: May en 04 de Septiembre de 2011, 03:03
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 -¿Como murió?...





Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: natachallm en 04 de Septiembre de 2011, 04:45
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Oloman en 04 de Septiembre de 2011, 16:56
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: troPEZon en 04 de Septiembre de 2011, 22:57
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Fortysix en 04 de Septiembre de 2011, 23:07

Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 04 de Septiembre de 2011, 23:46
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el...

Gracias Fortysix por poner esa espada, he tenido que ir a google para saber que era y... ¡¡no os perdáis el doodle que tiene!!. Buenísimo


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: natachallm en 05 de Septiembre de 2011, 00:15
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Oloman en 05 de Septiembre de 2011, 16:46
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 05 de Septiembre de 2011, 18:10
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Carito en 05 de Septiembre de 2011, 23:04
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: natachallm en 05 de Septiembre de 2011, 23:11
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Lennox en 05 de Septiembre de 2011, 23:46
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: May en 06 de Septiembre de 2011, 01:53
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Carito en 06 de Septiembre de 2011, 12:09
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Oloman en 06 de Septiembre de 2011, 15:52
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 06 de Septiembre de 2011, 16:01
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: May en 07 de Septiembre de 2011, 03:24
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente...


Aquí entre nos...Samael? será el pensador gnóstico y su famoso elixir de la larga vida??  :-\


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Fortysix en 07 de Septiembre de 2011, 11:49
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más...



Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: kirk en 07 de Septiembre de 2011, 12:22
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara ...




Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 07 de Septiembre de 2011, 15:13
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Oloman en 07 de Septiembre de 2011, 15:48
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo...



May, sí y no ;)


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Fortysix en 07 de Septiembre de 2011, 22:27
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo,demasiado riesgo.




Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: kirk en 07 de Septiembre de 2011, 23:16
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién ...





Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: natachallm en 08 de Septiembre de 2011, 00:48
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Lennox en 08 de Septiembre de 2011, 02:36
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: May en 08 de Septiembre de 2011, 03:20
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los...


Gracias Oloman, por tu clarificadora respuesta  8:)... no se porque me sentí como leyendo tus pistas en un nivel... hasta nostalgia tuve pues  ;D ;D


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Carito en 08 de Septiembre de 2011, 11:37
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Oloman en 08 de Septiembre de 2011, 18:14
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar...



Dos cosas:
1. No sé que haremos cuando lleguemos al tope de caracteres máximos por post
2. Si eso ocurre varias veces, es decir, llenamos unos cuantos folios y además obtenemos un desenlace, casi que estoy pensando en editarlo como libro y distribuirlo :D
--
May, sí es el que dices, pero también puede ser otro. Dos distintos para abrir posibilidades a los demás ¿viste el otro? No es real... o quizás sí  :P


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Fortysix en 08 de Septiembre de 2011, 23:21
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio...




Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: May en 09 de Septiembre de 2011, 01:45
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio, pero no...


 :D :D Oloman, si leí sobre el otro, y al final me quedé con la banda musical  ;), pero que el cuento agarro para otro lado, ;D


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: natachallm en 09 de Septiembre de 2011, 02:02
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio, pero no consiguió localizarlos ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 09 de Septiembre de 2011, 14:51
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: kirk en 09 de Septiembre de 2011, 16:34
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 09 de Septiembre de 2011, 17:10
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Carito en 09 de Septiembre de 2011, 19:09
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Oloman en 09 de Septiembre de 2011, 19:55
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Fortysix en 09 de Septiembre de 2011, 23:18
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que...

 No he podido evitarlo. Habia que aclarar que palacio es el que intentaron asaltar. ;)


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: natachallm en 10 de Septiembre de 2011, 00:22
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Lennox en 10 de Septiembre de 2011, 03:09
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Oloman en 11 de Septiembre de 2011, 12:31
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en...

Me acabo de dar cuenta de que no dije en que parte del texto se tenían que añadir las palabras. Lo digo por la inserción de Fortysix... Lo cierto es que me parece que hasta podremos sacar algo con más sentido si se puede hacer así. Sólo os rogaría que lo hiciéramos excepcionalmente porque si no va a ser un poco complicado seguir la cosa...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 11 de Septiembre de 2011, 13:34
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller...

Ok, he leído El misterio de Murano.  :-\


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Fortysix en 11 de Septiembre de 2011, 19:39
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal



Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: May en 12 de Septiembre de 2011, 00:23
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal.

Ambos callaron...


PD: es que ando un poco perdida con el último diálogo  :-\...así que si se callan y piensan , de pronto se entienden mejor  :D :D


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Oloman en 12 de Septiembre de 2011, 00:29
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de  Seguso (http://www.segusoviro.com/).

Ambos callaron...

Me chafaste el mensaje May, así que como ya estaba escrito, lo dejo.


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 12 de Septiembre de 2011, 14:35
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: natachallm en 12 de Septiembre de 2011, 15:18
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible. ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 12 de Septiembre de 2011, 15:22
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura!...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Carito en 14 de Septiembre de 2011, 11:24
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! debemos ....


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: kirk en 14 de Septiembre de 2011, 13:03
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 14 de Septiembre de 2011, 15:00
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - Dame detalles!!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Oloman en 14 de Septiembre de 2011, 18:28
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 14 de Septiembre de 2011, 18:54
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo. La primera...

A ver Oloman: la entrada... del subterráneo. La entrada... de la (y otro pone cueva, cripta...). Complicar las cosas.


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: kenowi en 14 de Septiembre de 2011, 19:06
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo. La primera vez que...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 14 de Septiembre de 2011, 19:10
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo. La primera vez que Baltimor murió...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: natachallm en 14 de Septiembre de 2011, 19:40
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo. La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado...

¿primera vez que murió? ¡guau! ¡quiero saber cómo sigue esta historia! ;D


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: May en 15 de Septiembre de 2011, 01:27
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo. La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado... fue difícil...



Triana...que te hizo Baltimor :'( ??  cuéntame!!  ;D ;D


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: natachallm en 15 de Septiembre de 2011, 02:31
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo. La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado... fue difícil liberarlo...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: kenowi en 15 de Septiembre de 2011, 05:23
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo. La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado... fue difícil liberarlo porque adolecía
...

Ver siguiente entrada del blog...
http://www.blog.singenio.com/2011/09/adolecer-no-significa-carecer-y-filtrar.html
 ;)


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Carito en 15 de Septiembre de 2011, 13:48
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo. La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado... fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Oloman en 15 de Septiembre de 2011, 17:32
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo. La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente  para él, ...



De vez en cuando cambio los signos de puntuación un poco, pero es para que la cosa vaya cogiendo tomando sentido.

Triana, se podía seguir con la gruta perfectamente. Eres muy tiquismiquis :p Ahora bien, prueba a desfacer el último entuerto en el que nos hemos metido :(

Kenowi, así me gusta, que me leas!! :)


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 15 de Septiembre de 2011, 20:26
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo. La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente  para él, también carecía...

Venecia es más bonita que una gruta con un bicho raro.
Me "arrepentí" (alguien influyó en eso) de cargarme a Baltimor, así que como puedo, lo he resucitado.  ;D

Y ahora no solo revive sino que adolece y carece.  ;)


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Fortysix en 15 de Septiembre de 2011, 21:29
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo. La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente  para él, también carecía de ingenio..


¡Lastima, con lo bien que íbamos! Esto está tomando la forma de un discurso del milenarísta Arrabal,
!Ohú, que miedito!



Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: kirk en 15 de Septiembre de 2011, 22:25
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo. La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente  para él, también carecía de ingenio suficiente como...






Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Oloman en 15 de Septiembre de 2011, 23:17
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo. La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una... También carecía de ingenio suficiente como...


Es posible que todavía se pueda arreglar ese salto tan bonito y discreto que habéis dado :)


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: natachallm en 16 de Septiembre de 2011, 00:17
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo. La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como...



Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: May en 16 de Septiembre de 2011, 00:59
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo. La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: kenowi en 16 de Septiembre de 2011, 05:17
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo. La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Carito en 16 de Septiembre de 2011, 11:24
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo. La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: magico en 16 de Septiembre de 2011, 12:43
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo. La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: May en 16 de Septiembre de 2011, 12:55
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo. La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de...


Mágico, solo puedes usar una o dos palabras, pero para no estropear tu idea, voy a usar tu palabra  ;)


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Carito en 16 de Septiembre de 2011, 15:44
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo. La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: kenowi en 16 de Septiembre de 2011, 17:57
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro...

Ves, Oloman, lo bien que hemos "apañao" el "caso Baltimor". Ahora no solo tienes un muerto viviente que carece y adolece, sino que también es invisible  ;D ;D

Le damos algún retoque más?  :P


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: May en 16 de Septiembre de 2011, 18:35
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía...



Claro!! que tocaba?? volverlo vampiro  :-\... y para que andaría buscando aquel elixir de la juventud siendo inmortal y siempre joven?? seguro pronto lo averiguaremos  ;D ;D


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Carito en 16 de Septiembre de 2011, 19:26
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a...



 Faltaba un poco de amor en esta historia....  :D


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Oloman en 17 de Septiembre de 2011, 01:02
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 17 de Septiembre de 2011, 07:25
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Carito en 17 de Septiembre de 2011, 11:56
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: kenowi en 17 de Septiembre de 2011, 12:08
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 17 de Septiembre de 2011, 12:13
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Carito en 17 de Septiembre de 2011, 12:25
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 17 de Septiembre de 2011, 12:41
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Carito en 18 de Septiembre de 2011, 02:30
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III
La mañana ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: troPEZon en 18 de Septiembre de 2011, 20:16
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: kirk en 18 de Septiembre de 2011, 21:42
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente ...



Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: natachallm en 19 de Septiembre de 2011, 01:08
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Carito en 19 de Septiembre de 2011, 13:53
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras, Amanda y ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 19 de Septiembre de 2011, 15:07
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras, Amanda y Mortimer hablaban...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Oloman en 19 de Septiembre de 2011, 16:50
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras, Amanda y Mortimer hablaban como siempre...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: troPEZon en 19 de Septiembre de 2011, 18:35
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras, Amanda y Mortimer hablaban como siempre, pero algo...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: kirk en 19 de Septiembre de 2011, 19:13
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras, Amanda y Mortimer hablaban como siempre, pero algo esta vez...



Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Oloman en 20 de Septiembre de 2011, 19:28
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre, pero algo esta vez les hizo...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Carito en 20 de Septiembre de 2011, 19:43
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre, pero algo esta vez les hizo advertir la ....


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Lennox en 21 de Septiembre de 2011, 05:09
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre, pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: troPEZon en 21 de Septiembre de 2011, 21:15
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre, pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: natachallm en 21 de Septiembre de 2011, 23:04
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre, pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Oloman en 23 de Septiembre de 2011, 18:06
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre, pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: troPEZon en 24 de Septiembre de 2011, 09:43
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre, pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño se acercaba...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 25 de Septiembre de 2011, 10:53
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre, pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño se acercaba mirándolos fijamente...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Carito en 25 de Septiembre de 2011, 13:12
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre, pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño se acercaba mirándolos fijamente, como si ....


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Oloman en 25 de Septiembre de 2011, 13:28
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño se acercaba mirándolos fijamente, como si los conociera....


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: troPEZon en 25 de Septiembre de 2011, 17:20
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño se acercaba mirándolos fijamente, como si los conociera.

Amanda gritó....


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: kirk en 27 de Septiembre de 2011, 09:51
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño se acercaba mirándolos fijamente, como si los conociera.

Amanda gritó desesperadamente al....


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Oloman en 27 de Septiembre de 2011, 19:59
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño se acercaba mirándolos fijamente, como si los conociera.

Amanda gritó desesperadamente al ver ese...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: natachallm en 28 de Septiembre de 2011, 22:37
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño se acercaba mirándolos fijamente, como si los conociera.

Amanda gritó desesperadamente al ver ese inconfundible ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 29 de Septiembre de 2011, 19:20
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño se acercaba mirándolos fijamente, como si los conociera.

Amanda gritó desesperadamente al ver ese inconfundible puñal azul...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: troPEZon en 29 de Septiembre de 2011, 22:25
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño se acercaba mirándolos fijamente, como si los conociera.

Amanda gritó desesperadamente al ver ese inconfundible puñal azul tatuado justo...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: natachallm en 30 de Septiembre de 2011, 20:43
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño se acercaba mirándolos fijamente, como si los conociera.

Amanda gritó desesperadamente al ver ese inconfundible puñal azul tatuado justo encima de ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Lennox en 01 de Octubre de 2011, 17:49
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño se acercaba mirándolos fijamente, como si los conociera.

Amanda gritó desesperadamente al ver ese inconfundible puñal azul tatuado justo encima de su ojo ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Oloman en 02 de Octubre de 2011, 13:32
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño se acercaba mirándolos fijamente, como si los conociera.

Amanda gritó desesperadamente al ver ese inconfundible puñal azul tatuado justo encima de su ojo izquierdo...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 02 de Octubre de 2011, 13:42
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño se acercaba mirándolos fijamente, como si los conociera.

Amanda gritó desesperadamente al ver ese inconfundible puñal azul tatuado justo encima de su ojo izquierdo.
El hedor...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: natachallm en 02 de Octubre de 2011, 14:38
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño se acercaba mirándolos fijamente, como si los conociera.

Amanda gritó desesperadamente al ver ese inconfundible puñal azul tatuado justo encima de su ojo izquierdo.
El hedor impedía permanecer ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 02 de Octubre de 2011, 15:03
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño se acercaba mirándolos fijamente, como si los conociera.

Amanda gritó desesperadamente al ver ese inconfundible puñal azul tatuado justo encima de su ojo izquierdo.
El hedor impedía permanecer impasible ante...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: natachallm en 05 de Octubre de 2011, 00:00
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño se acercaba mirándolos fijamente, como si los conociera.

Amanda gritó desesperadamente al ver ese inconfundible puñal azul tatuado justo encima de su ojo izquierdo.
El hedor impedía permanecer impasible ante su presencia ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: troPEZon en 05 de Octubre de 2011, 19:48
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño se acercaba mirándolos fijamente, como si los conociera.

Amanda gritó desesperadamente al ver ese inconfundible puñal azul tatuado justo encima de su ojo izquierdo.
El hedor impedía permanecer impasible ante su presencia.
- !!!Tengo que ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: May en 05 de Octubre de 2011, 20:04
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño se acercaba mirándolos fijamente, como si los conociera.

Amanda gritó desesperadamente al ver ese inconfundible puñal azul tatuado justo encima de su ojo izquierdo.
El hedor impedía permanecer impasible ante su presencia.
- !!!Tengo que evitar que...



Iba a poner vomitar  ;D, pero Amanda es una chica dura  ;)


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Oloman en 05 de Octubre de 2011, 20:56
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño se acercaba mirándolos fijamente, como si los conociera.

Amanda gritó desesperadamente al ver ese inconfundible puñal azul tatuado justo encima de su ojo izquierdo. El hedor impedía permanecer impasible ante su presencia.
- ¡Tengo que evitar que vea el...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 11 de Octubre de 2011, 14:31
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño se acercaba mirándolos fijamente, como si los conociera.

Amanda gritó desesperadamente al ver ese inconfundible puñal azul tatuado justo encima de su ojo izquierdo. El hedor impedía permanecer impasible ante su presencia.
- ¡Tengo que evitar que vea el tatuaje de...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Carito en 19 de Octubre de 2011, 11:55
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño se acercaba mirándolos fijamente, como si los conociera.

Amanda gritó desesperadamente al ver ese inconfundible puñal azul tatuado justo encima de su ojo izquierdo. El hedor impedía permanecer impasible ante su presencia.
- ¡Tengo que evitar que vea el tatuaje de dragón que...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Oloman en 21 de Octubre de 2011, 22:41
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño se acercaba mirándolos fijamente, como si los conociera.

Amanda gritó desesperadamente al ver ese inconfundible puñal azul tatuado justo encima de su ojo izquierdo. El hedor impedía permanecer impasible ante su presencia.
- ¡Tengo que evitar que vea el tatuaje de dragón que llevas!...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 22 de Octubre de 2011, 12:35
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño se acercaba mirándolos fijamente, como si los conociera.

Amanda gritó desesperadamente al ver ese inconfundible puñal azul tatuado justo encima de su ojo izquierdo. El hedor impedía permanecer impasible ante su presencia.
- ¡Tengo que evitar que vea el tatuaje de dragón que llevas!

Instintivamente rodeó...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: natachallm en 29 de Octubre de 2011, 04:16
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño se acercaba mirándolos fijamente, como si los conociera.

Amanda gritó desesperadamente al ver ese inconfundible puñal azul tatuado justo encima de su ojo izquierdo. El hedor impedía permanecer impasible ante su presencia.
- ¡Tengo que evitar que vea el tatuaje de dragón que llevas!

Instintivamente rodeó el foso ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: troPEZon en 30 de Octubre de 2011, 22:56
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño se acercaba mirándolos fijamente, como si los conociera.

Amanda gritó desesperadamente al ver ese inconfundible puñal azul tatuado justo encima de su ojo izquierdo. El hedor impedía permanecer impasible ante su presencia.
- ¡Tengo que evitar que vea el tatuaje de dragón que llevas!

Instintivamente rodeó el foso sin pensar ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: natachallm en 02 de Noviembre de 2011, 22:01
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño se acercaba mirándolos fijamente, como si los conociera.

Amanda gritó desesperadamente al ver ese inconfundible puñal azul tatuado justo encima de su ojo izquierdo. El hedor impedía permanecer impasible ante su presencia.
- ¡Tengo que evitar que vea el tatuaje de dragón que llevas!

Instintivamente rodeó el foso sin pensar en el...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 05 de Noviembre de 2011, 10:28
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño se acercaba mirándolos fijamente, como si los conociera.

Amanda gritó desesperadamente al ver ese inconfundible puñal azul tatuado justo encima de su ojo izquierdo. El hedor impedía permanecer impasible ante su presencia.
- ¡Tengo que evitar que vea el tatuaje de dragón que llevas!

Instintivamente rodeó el foso sin pensar en el resbaladizo suelo...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: troPEZon en 19 de Noviembre de 2011, 22:35
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño se acercaba mirándolos fijamente, como si los conociera.

Amanda gritó desesperadamente al ver ese inconfundible puñal azul tatuado justo encima de su ojo izquierdo. El hedor impedía permanecer impasible ante su presencia.
- ¡Tengo que evitar que vea el tatuaje de dragón que llevas!

Instintivamente rodeó el foso sin pensar en el resbaladizo suelo, la mano...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: May en 20 de Noviembre de 2011, 03:22
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño se acercaba mirándolos fijamente, como si los conociera.

Amanda gritó desesperadamente al ver ese inconfundible puñal azul tatuado justo encima de su ojo izquierdo. El hedor impedía permanecer impasible ante su presencia.
- ¡Tengo que evitar que vea el tatuaje de dragón que llevas!

Instintivamente rodeó el foso sin pensar en el resbaladizo suelo, la mano se deslizaba


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 27 de Noviembre de 2011, 16:30
Un inciso:
¿Y si en lugar de dos palabras podemos poner cuatro palabritas?  8:)

Todos los que estén de acuerdo que no digan nada, salvo que quieran aplaudir la idea.  ;D

(http://img444.imageshack.us/img444/2976/2aplaudir.gif)


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: May en 29 de Noviembre de 2011, 01:47

(http://img444.imageshack.us/img444/2976/2aplaudir.gif)


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Carito en 29 de Noviembre de 2011, 22:58
(http://img444.imageshack.us/img444/2976/2aplaudir.gif)
 ;)


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: troPEZon en 29 de Noviembre de 2011, 23:00
Pues hala....

(http://img444.imageshack.us/img444/2976/2aplaudir.gif)


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Oloman en 30 de Noviembre de 2011, 18:55
--


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 01 de Diciembre de 2011, 16:27
1113 usuarios registrados.

Uno propone.
Tres aplauden.
1108 guardan silencio, osease, están de acuerdo.
Y uno que no se sabe que es lo que dice.   8:)

Así que la cosa queda, masmenos, 1112 de acuerdo con cuatro palabritas y uno que nosesabe.

Con lo cual, queda aprobado por unanimidad lo de las cuatro palabritas.  ;D



Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño se acercaba mirándolos fijamente, como si los conociera.

Amanda gritó desesperadamente al ver ese inconfundible puñal azul tatuado justo encima de su ojo izquierdo. El hedor impedía permanecer impasible ante su presencia.
- ¡Tengo que evitar que vea el tatuaje de dragón que llevas!

Instintivamente rodeó el foso sin pensar en el resbaladizo suelo, la mano se deslizaba, sus pies patinaron y...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: troPEZon en 02 de Diciembre de 2011, 01:56
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño se acercaba mirándolos fijamente, como si los conociera.

Amanda gritó desesperadamente al ver ese inconfundible puñal azul tatuado justo encima de su ojo izquierdo. El hedor impedía permanecer impasible ante su presencia.
- ¡Tengo que evitar que vea el tatuaje de dragón que llevas!

Instintivamente rodeó el foso sin pensar en el resbaladizo suelo, la mano se deslizaba, sus pies patinaron y cayó justo encima de...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Lennox en 04 de Diciembre de 2011, 00:03
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño se acercaba mirándolos fijamente, como si los conociera.

Amanda gritó desesperadamente al ver ese inconfundible puñal azul tatuado justo encima de su ojo izquierdo. El hedor impedía permanecer impasible ante su presencia.
- ¡Tengo que evitar que vea el tatuaje de dragón que llevas!

Instintivamente rodeó el foso sin pensar en el resbaladizo suelo, la mano se deslizaba, sus pies patinaron y cayó justo encima de lo que todos buscaban ...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 04 de Diciembre de 2011, 14:19
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño se acercaba mirándolos fijamente, como si los conociera.

Amanda gritó desesperadamente al ver ese inconfundible puñal azul tatuado justo encima de su ojo izquierdo. El hedor impedía permanecer impasible ante su presencia.
- ¡Tengo que evitar que vea el tatuaje de dragón que llevas!

Instintivamente rodeó el foso sin pensar en el resbaladizo suelo, la mano se deslizaba, sus pies patinaron y cayó justo encima de lo que todos buscaban, alargó la mano para...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: HelenaUkusa en 05 de Diciembre de 2011, 17:48
evitar caerse y ocultarlo


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: HelenaUkusa en 13 de Diciembre de 2011, 23:56
Hola:

   ¿Nadie escribe o es que se ha acabado el cuento? No es que no me guste, es que no he tenido tiempo de leerlo. Bueno, mandarme mp.

    :-\  :-[ ;)


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: troPEZon en 14 de Diciembre de 2011, 20:56
Estamos un poco vaguetes, pero ahi va, a ver si lo publicamos de una vez, HelenaUkusa añado tu aportación pero puedes hacerlo tu misma


Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño se acercaba mirándolos fijamente, como si los conociera.

Amanda gritó desesperadamente al ver ese inconfundible puñal azul tatuado justo encima de su ojo izquierdo. El hedor impedía permanecer impasible ante su presencia.
- ¡Tengo que evitar que vea el tatuaje de dragón que llevas!

Instintivamente rodeó el foso sin pensar en el resbaladizo suelo, la mano se deslizaba, sus pies patinaron y cayó justo encima de lo que todos buscaban, alargó la mano para evitar caerse y ocultarlo pero todos vieron...


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: May en 23 de Diciembre de 2011, 01:57
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño se acercaba mirándolos fijamente, como si los conociera.

Amanda gritó desesperadamente al ver ese inconfundible puñal azul tatuado justo encima de su ojo izquierdo. El hedor impedía permanecer impasible ante su presencia.
- ¡Tengo que evitar que vea el tatuaje de dragón que llevas!

Instintivamente rodeó el foso sin pensar en el resbaladizo suelo, la mano se deslizaba, sus pies patinaron y cayó justo encima de lo que todos buscaban, alargó la mano para evitar caerse y ocultarlo pero todos vieron el pequeño baúl azulado



Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: juanfra en 29 de Julio de 2012, 07:57
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño se acercaba mirándolos fijamente, como si los conociera.

Amanda gritó desesperadamente al ver ese inconfundible puñal azul tatuado justo encima de su ojo izquierdo. El hedor impedía permanecer impasible ante su presencia.
- ¡Tengo que evitar que vea el tatuaje de dragón que llevas!

Instintivamente rodeó el foso sin pensar en el resbaladizo suelo, la mano se deslizaba, sus pies patinaron y cayó justo encima de lo que todos buscaban, alargó la mano para evitar caerse y ocultarlo pero todos vieron el pequeño baúl azulado que estaba a su


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 02 de Agosto de 2012, 14:22
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño se acercaba mirándolos fijamente, como si los conociera.

Amanda gritó desesperadamente al ver ese inconfundible puñal azul tatuado justo encima de su ojo izquierdo. El hedor impedía permanecer impasible ante su presencia.
- ¡Tengo que evitar que vea el tatuaje de dragón que llevas!

Instintivamente rodeó el foso sin pensar en el resbaladizo suelo, la mano se deslizaba, sus pies patinaron y cayó justo encima de lo que todos buscaban, alargó la mano para evitar caerse y ocultarlo pero todos vieron el pequeño baúl azulado que estaba a su lado, pero no vieron


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: juanfra en 02 de Agosto de 2012, 16:46
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño se acercaba mirándolos fijamente, como si los conociera.

Amanda gritó desesperadamente al ver ese inconfundible puñal azul tatuado justo encima de su ojo izquierdo. El hedor impedía permanecer impasible ante su presencia.
- ¡Tengo que evitar que vea el tatuaje de dragón que llevas!

Instintivamente rodeó el foso sin pensar en el resbaladizo suelo, la mano se deslizaba, sus pies patinaron y cayó justo encima de lo que todos buscaban, alargó la mano para evitar caerse y ocultarlo pero todos vieron el pequeño baúl azulado que estaba a su lado, pero no vieron a la peligrosa serpiente


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: Triana en 03 de Agosto de 2012, 15:45
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño se acercaba mirándolos fijamente, como si los conociera.

Amanda gritó desesperadamente al ver ese inconfundible puñal azul tatuado justo encima de su ojo izquierdo. El hedor impedía permanecer impasible ante su presencia.
- ¡Tengo que evitar que vea el tatuaje de dragón que llevas!

Instintivamente rodeó el foso sin pensar en el resbaladizo suelo, la mano se deslizaba, sus pies patinaron y cayó justo encima de lo que todos buscaban, alargó la mano para evitar caerse y ocultarlo pero todos vieron el pequeño baúl azulado que estaba a su lado, pero no vieron a la peligrosa serpiente que Amanda siempre llevaba


Título: Re: Cuento colaborativo
Publicado por: juanfra en 03 de Agosto de 2012, 18:25
Una brillante luz apareció en lo alto de la cueva, cuando Mortimer irrumpió precipitadamente tropezando con una enorme piedra calcárea que lo hizo caer arrastrando consigo a Baltimor.

-¿Qué pasó?
-No estoy bien, algo se mueve tras esos toneles. !Cuidado! - Gritó Baltimor.

Súbitamente, una forma desconocida y maloliente apareció arrastrándose hacia ellos, sus ojos resplandecían en la oscuridad, buscaban un cigarrillo. Su organismo no aguantaba esa atmósfera contaminada y húmeda, pero el deseo le empujaba a seguir desprendiéndose de la membrana que lo protegía del resto del hostil ambiente que lo amenazaba.

Mortimer miraba temerosamente; quería desaparecer, pero algo le hizo cambiar de opinión. Su curiosidad por tocar esa criatura y descubrir el origen.

CAPITULO II

Miraba Venecia mientras se tomaba un cremoso cappuccino y esperaba la góndola. Sus pensamientos le hicieron comprender que jamás podría retomar su antigua pasión por aquella cueva.

 - ¿Doctor Liendre?
 - ¡Amanda!
 - ¿Vos acá?
 - No podía abandonarle sin revelar el carrete antes de que la policía descubriera el cuerpo sin vida de Baltimor.
 - ¡Dame detalles!

Los interrumpió el sonido del reloj. Dell’Orologio marcaba las nueve de la mañana. Apresuradamente Amanda le insistió:

 - ¿Como murió?
 - Como un patriota. La espada Schiavonna le atravesó el corazón. No tuvo tiempo de abrir el pequeño cofre que guardaba el elíxir de juventud.
 - Samael... supongo.
 - Sí, aunque posiblemente alguien más le ayudara.
 - ¿La criatura?
 - Lo dudo, demasiado riesgo.
 - ¿Entonces quién?
 - Estamos investigando. Mortimer conoce a los que intentaron asaltar el Palacio Ducal, pero no consiguió localizarlos.
 - Hay que encontrarlos rápidamente.
 - En Murano apareció algo que puede ser la respuesta, justo en el taller de cristal de Seguso.

Ambos callaron, ir era imposible.
 - ¡La criatura! Debemos dar con la entrada de nuevo.

La primera vez que Baltimor murió quedó encerrado. Fue difícil liberarlo porque adolecía, milagrosamente para él, de una invisibilidad absoluta. También carecía de ingenio suficiente como para prever las consecuencias de invadir el hábitat de experimentación. Como vampiro difícilmente podía enamorar a nadie que no estuviera infectado con  la membrana de la cueva.

CAPÍTULO III

La mañana no parecía diferente a otras. Amanda y Mortimer hablaban como siempre pero algo esta vez les hizo advertir la presencia de demasiados signos inquietantes. Aquel niño se acercaba mirándolos fijamente, como si los conociera.

Amanda gritó desesperadamente al ver ese inconfundible puñal azul tatuado justo encima de su ojo izquierdo. El hedor impedía permanecer impasible ante su presencia.
- ¡Tengo que evitar que vea el tatuaje de dragón que llevas!

Instintivamente rodeó el foso sin pensar en el resbaladizo suelo, la mano se deslizaba, sus pies patinaron y cayó justo encima de lo que todos buscaban, alargó la mano para evitar caerse y ocultarlo pero todos vieron el pequeño baúl azulado que estaba a su lado, pero no vieron a la peligrosa serpiente que Amanda siempre llevaba oculta en una pequeña